Relaciones destructivas

La relación destructiva se caracteriza por la presencia constante de agresión emocional, psicológica y física que conlleva el menosprecio de la persona afectada.

Muchas personas  permanecen en relaciones destructivas, ya que desde pequeños en las familias se ha visto repetidamente el  abuso, y en virtud de que los hogares disfuncionales siempre presentan estos patrones y las personas que son educadas en estas familias, llegan a ver como “normal” o como parte de la vida el abuso. Quiere decir que ya están acostumbrados a este patrón y por lo tanto es un ejemplo para seguir en la vida o imitar aun de manera inconsciente.

Estas personas no han podido cubrir sus necesidades más básicas desde el punto de vista emocional puesto que sus padres, los seres que deberían darles protección,  respeto y cariño han estado ausentes física o emocionalmente, y en muchas ocasiones incluso ejerciendo la violencia y mal trato.