Principios

logo111.png

Tiene los siguientes principios de funcionamiento:

 1. Los programas de la institución trabajan sobre la base y esencia del modelo de comunidad terapéutica adaptada al perfil de la población, por lo tanto todos sus miembros se asumen como protagonistas del proceso de recuperación y no como sujetos pasivos.

2. Concebimos al ser humano como un ser tridimensional, lo cual implica que en su abordaje terapéutico se consideren las dimensiones física, psicológica y espiritual, igualmente como un ser dinámico, en evolución permanente y en constante relación consigo mismo y con su entorno.

3. Reconoce a los usuarios como seres únicos e irrepetibles, con capacidad para elegir y hacerse responsables de su elección y respeta su esencia,  como una entidad espiritual.

4. Los programas que ofrece son de carácter terapéutico, reducativo y  totalmente personalizados, según las necesidades del consultante, no se centran en la enfermedad sino en el ser humano que la padece y que necesita ayuda.

5. Todos los integrantes de la institución ejercen el respeto a la integridad humana fundamental.

6. Se entienden los procesos de atención como programas fundamentados en el humanismo,  enmarcados necesariamente dentro de una perspectiva sistémica y espiritual.

7. La institución no es excluyente, sus puertas están abiertas a todos aquellos que deseen darle un nuevo sentido a su existencia.

8. Los integrantes de los equipos técnicos y profesionales respetan, tanto en sus programas como fuera de ellos, el código de ética de la Federación Mundial de Comunidades Terapéuticas.